¡Tomá Barney!

“La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena” rezaba un viejo episodio de “El Chavo del Ocho” que probablemente nunca haya visto esta niña uruguaya llamada Romina, que fue a concursar a un programa de televisión de su país y se ganó dos pasajes para un crucero por el Caribe. Lo que nadie esperaba eran sus festejos con dedicatorias especiales. Los fue atendiendo de a uno: Primero Daiana -su mejor amiga- (la nombró con apellido y todo, para que no quedaran dudas) luego le llegó el turno a Dylan (su compañero de clase que se burló de ella) y después la ligó el pobre “farsante” de Barney (si, el dinosaurio). Revanchismo total. Y está bien, para qué andar careteándola en televisión. Las nuevas generaciones vienen así.

Comentar con Facebook