v8 no murió