El misterioso caso del gato rollinga

Porque a veces la naturaleza también se equivoca, por más que le duela a quien le duela.

Comentar con Facebook

Comentar